MAHATMA GANDHI decía: "MAS QUE LOS ACTOS DE LOS MALOS, ME HORRORIZA LA INDIFERENCIA DE LOS BUENOS." // MAHATMA GANDHI decía: "MAS QUE LOS ACTOS DE LOS MALOS, ME HORRORIZA LA INDIFERENCIA DE LOS BUENOS." // MAHATMA GANDHI decía: "MAS QUE LOS ACTOS DE LOS MALOS, ME HORRORIZA LA INDIFERENCIA DE LOS BUENOS."

jueves, 4 de septiembre de 2008

DECIR ..."LO SIENTO"

Obra : Indio Araucano
Tallada en un tronco de Acacio


La ventaja de decir "lo siento"


DR. LUIS ROJAS MARCOS – DIARIO EL PAIS - ESPAÑA 26/12/2006

Médico residente en Nueva York desde 1968. Profesor de Psiquiatría en la New York University, es miembro de la Academia de Medicina de Nueva York y de la Asociación Americana de Salud Pública. Y desde 1995 es Presidente del Sistema de Hospitales Públicos de la ciudad neoyorquina.
.
"Errar es humano", comentó con buen sentido el poeta londinense Alexander Pope hace tres siglos. Y hace poco vi una viñeta de la caricaturista canadiense Lynn Johnston, que decía: "Una disculpa sincera es el superpegamento que repara casi todo". En el mundo de la sanidad, sin embargo, no terminan de calar estas sabias advertencias. Y no es porque no sean necesarias.

En 1999, el Instituto de Medicina de Estados Unidos, un reconocido organismo independiente que asesora en materia sanitaria, documentó que en los hospitales de este país dos millones de pacientes sufrían anualmente graves daños y 98.000 morían a causa de errores médicos previsibles y evitables. Este enorme número de muertes superaba al de fallecimientos por accidentes de tráfico, cáncer de mama y sida.

El gasto del tratamiento de estos desaciertos ascendía a 3.000 millones de euros. La conclusión: cuando los fallos se ocultan no se aprende de ellos y tienen más probabilidades de repetirse.

Este alarmante informe desencadenó un fuerte movimiento social a favor de que los profesionales de la sanidad revelen, voluntaria y confidencialmente, los errores que cometen al comité de calidad del hospital donde prestan sus servicios. El objetivo principal de esta política no es castigar a los facultativos que se equivocan, sino analizar las raíces de sus equivocaciones y tomar las medidas oportunas para evitar que vuelvan a ocurrir.

Ahora, el gran reto es dar el lógico paso siguiente: que los facultativos informen y pidan disculpas a los pacientes perjudicados por sus errores. Como era de esperar, la resistencia de los médicos a dar este paso es tenaz. Pese a que todos aprendemos desde pequeños a disculparnos cuando sin intención lastimamos al prójimo, en el campo de la sanidad esta expresión, tan básica para la convivencia, siempre ha brillado por su ausencia.

Algunos doctores temen que airear sus desaciertos les acarree el desprestigio profesional; otros alegan que confesar sus meteduras de pata equivale a servir en bandeja una exitosa querella a los abogados. Sin embargo, estudios recientes publicados en las revistas de medicina más prestigiosas, demuestran que cuando los facultativos admiten sus fallos, explican los hechos y piden disculpas, los dolientes perjudicados se inclinan menos a denunciarlos públicamente o a plantearles una demanda legal. Por ejemplo, en los hospitales del Estado de Michigan donde se implantó esta regla en 2001, cinco años después los litigios por negligencia médica han caído un 50%. A fin de cuentas, todos perdonamos a un semejante más fácilmente por un error de la cabeza que por un error del corazón.

Conscientes de estos beneficios, los legisladores de 19 Estados norteamericanos han aprobado la llamada "ley de la disculpa", que permite a los doctores y a otros profesionales sanitarios decir "lo siento" a los enfermos afectados por sus errores sin que este gesto pueda ser utilizado en contra de ellos ante los tribunales. Ahora los senadores demócratas Hillary Clinton y Barack Obama están promoviendo un proyecto de ley similar para todo Estados Unidos.

Somos muchos en mi gremio los que estamos de acuerdo en que un "lo siento" sincero y a tiempo no sólo disipa el resentimiento del paciente dañado y modera sus impulsos de desquite, sino que humaniza al médico y dignifica al enfermo. Esta muestra de compasión y respeto también aviva la confianza del doliente y favorece la comunicación. Además, la información franca y clara sobre lo ocurrido valida las quejas del enfermo, alivia su indefensión y le tranquiliza con la expectativa de que el profesional y la institución se comprometen a prevenir fallos similares en el futuro.

Desafortunadamente, a pesar de todas estas probadas ventajas demasiados galenos se niegan a disculparse. Si se les escucha atentamente se hace evidente que el verdadero motivo de su intransigencia es que les resulta insufrible bajarse del pedestal, despojarse del halo de omnipotencia de su profesión y acercarse humanamente a sus pacientes.

Es cierto que el proverbial Juramento Hipocrático no dice nada sobre cómo deben comportarse los médicos cuando dañan sin querer a sus enfermos. No obstante, cada día se acumulan más razones de gran peso para romper esta ineficaz e indigna coraza de arrogancia y de silencio.

33 comentarios:

Mar-mar dijo...

Indigna coraza de arrogancia y silencio..

Es una frase como para el Bronce..Cuantas veces nos vemos con personajes que se escudan en sus TITULOS y se hacen a si mismos una aureola de Intocables..o como dicen en jerga Televisiva..se transforman en VACAS SAGRADAS..

Llegara el dia en que justos y pecadores se puedan dar la mano..

Pero en este pais aun falta mucho para que el comun de los mortales comprenda que decir Lo siento no es signo de irredencion..por el contrario es acercarse minimamente al dolor y la pena del otro..es hacerse parte y ser responsable al decir me equivoque..soy humano..

Decir lo Siento....es una simple forma de mirarse en un espejo y preguntarse, ¿¿que haria yo si fuese quien estuviera en su lugar ??

¿ que le pediria yo a ese ser humano que me dañó sin haber motivos para ello..??

No es utopia pensar que ciertamente no seria Dinero,porque el dinero no puede reparar errores fatales o con consecuencias irreparables..

Ojala en este pais algun dia se tome conciencia real de la deshumanizacion que hoy sufre el Gremio Medico..que no ven a sus pacientes como seres humanos, sino solo como posibles sumas de dinero en sus cuentas bancarias..

Un abrazo ..solidario..

Monica dijo...

" Hacerse cargo de sus errores" querido hermano, este buen "señor" subido en el trono de su arrogancia, jamás se hará cargo de nada.
No es fácil es verdad, pero decir " lo siento " sinceramente te libera de una pesada carga.
Yo siempre le digo a mis hijas cuando algo feo les pasa, si te sirvió para aprender algo, bienvenido sea, peor es cargarse de rencores que nos carcomen el alma.
Elegiste el mejor camino, ser un creador...tenés una familia maravillosa...sos un verdadero ejemplo de fuerza y lealtad y se positivamente que llegará tu momento de justicia.
Podrá mirarte a los ojos y decirte " lo siento " ojalá que si, en ese momento se convertirá en un ser humano.
Siempre con vos

Paqui dijo...

Querido Alejandro el decir "lo siento" y reconocer los errores, es de personas buenas y con principios, lo contrario es de cobardes. Desgraciadamente hay mucho cobarde en el mundo. Todo el mundo comentemos errores, unos más grandes que otros, pero la pena es no tener valor para reconocerlo como en el caso que estás viviendo tú.
Ojalá llegue el día que ese "Doctor", sea capaz de mirarte a los ojos y decir LO SIENTO, FUE UN ERROR.
Un abrazo

Ulysses dijo...

Todos cometememos errores y decir lo siento y tratar de reparar el error es de buena educación.

saludos solidarios

Mariadnne dijo...

Alejandro..
No se en que punto de la vida puede una persona hacerse dueño del PODIUM de la verdad...

No se en que momento se puede dejar de sentir como ser humano para convertirse en una piedra fria y sin sentimientos..

Hay muchos no se que hoy dan vueltas en mi mente y no logro darles una acertada respuesta..

Que simple se ve desde este lado de la pantalla lo que dices-.-.!LO SIENTO !! y me pregunto cuantos años de sufrimiento lleva tras de si esta pequeña frase..

Cuantos como tu deben sentir que su vida hoy seria otra con tan solo haber SIDO pronunciado humildemente y de corazon de labios de quien se equivoco..un LO SIENTO....

Te deseo de todo corazon que logres escuchar esta frase que tanta paz les daria a ambos--a ti como Victima..y a ese señor como Actor principal de este episodio triste en tu vida..

Para ambos el amor..la conciencia y el anhelo que algun dia se puedan mirar de frente y reconocerse como seres humanos perfectos dentro de esta creacion..ninguno es prescindible..ambos tienen una vida que vivir.. mirandolo desde la perspectiva humana..solo humana..

Gracias por regalarnos esta bella REFLEXION EN SOLO DOS PALABRAS..

LO SIENTO..

Un saludo ..y mi amistad..

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Antes que todo, quisiera destacar la trayectoria profesional del Doctor Rojas Marcos...porque ahora parece normal ver a un latino en tan alta posición en Estados Unidos, pero hace unos años no era tan normal.

A lo que en verdad nos atañe. Mucho se cree que reconocer un error es humillarse y perder en estima ante los demás...es parte de una herencia autoritaria que se ha tenido por generaciones (aunque el verdadero temor está en lo legal, sin duda); lo que no se sabía es que, haciéndolo de corazón, el alma se engrandece hasta llegar a nuevas alturas que permitan, en lo posible, que los daños se extiendan más allá de lo puntual.

También se busca evitar la publicidad en el ejercicio profesional, amparados en secretos gremiales. Entiendo que sea una materia que puede tener sus resguardos...pero quien obra de modo correcto no debiera de temer; hace unos meses, un Juzgado de Garantía prohibió dar a conocer el nombre de un abogado que estafó a su cliente por poco más de mil millones de pesos. ¿Acaso no era prudente prevenir a los clientes de ese "profesional"?

Junto con ello, hay que generar una base de datos extensa acerca de las negligencias profesionales...no sólo lo concreto, sino que las causas probables. Lo de la llamada Apologize Act es un paso bastante importante y que da ciertos recaudos...habría que ver los detalles en cuanto a tiempos y magnitud de los errores.

Me acordé de la película Patch Adams, cuando el protagonista se pregunta desde cuándo el ser que lleva el título de "Doctor" debe de ser tratado con tanta reverencia; estudiaron mucho, ciertamente...pero eso no les pone a medio camino entre lo humano y lo divino.

Los gusanos, al fin y al cabo, no harán distinciones cuando de entrar en nosotros se trate; no les importará qué fuiste en la vida.

Quisiera hacer un alcance, eso sí...Mar-Mar señala que el dinero no repara consecuencias irreversibles o, incluso, fatales; entonces, ¿por qué algunos piden esa clase de indemnizaciones ante casos similares, a veces con montos bastante exagerados?

Saludos afectuosos, de corazón.

lincolnmaylleantaurco dijo...

El Padre de la Medicina HIPÓCRATES al final del juramento se refiere al hacerse responsables ante un error o mala práctica. La gran mayoría de personas por el instinto de conservación de primera intención no suelen reconocer un error, una falta, una negligencia, sobre todo si este reconocimiento le puede significar castigos o "perjuicios" personales como pago de indemnizaciones e incluso estar encarcelados. Por eso es que muchas veces tiene que denunciarse para que la justicia se haga cargo y obligue al causante del daño a repararlo o pagar su delito. Cuando ocurre una falta leve es frecuente que se le comunique a paciente sobre la naturaleza de la falta leve. Pero cuando ocurre una grave complicación que significa un grave daño al cuerpo la vida y la salud o a muerte del paciente, aquí viene el problema. Las más sinceras disculpas no van a solucionar el daño causado. Al respecto he conocido pacientes que incluso han perdonado al profesional de salud y simplemente se han resignado sublimemente y ya no quieren saber nada del asunto, simplemente quieren su paz, repito quieren su paz interior, razonando convencidos de que el médico no actuó con la intección de hacerle daño, pero estos casos son excepcionales, tanto como que con una sincera disculpa se arregle o atenúe el problema.
En Perú está sucediendo una situación especial. La gran mayoría de denuncias legales y éticas a los colegas médicos terminan absolviendo al profesional de salud. Porque no se ha encontrado el sustento valedero que demuestre la negligencia médica. La profunda razón para esta situación se encuentra en la poca o escaza comunicación entre el porfesional de salud y el paciente. ¿A qué me refiero? A la situación de riesgo al que tienen que exponerse tanto el médico como el paciente. Toda cirugía es un acto médico de riesgo en que pueden haber complicaciones, entendiéndose que no toda complicación por muy grave que sea es negligencia médica. Aquí cabría puntualizar ¿Cuáles son aquellas complicaciones graves que no se deben a negligencia médica? Siempre digo que saber esto ahorraría denuncias sin el debido fundamento. Lo cual debe ser analizado en cada caso en particular. Hay casos en que evidentemente hay suficientes indicios de la mala práctica como el caso vuestro. Hay otros en que aunque haya el daño evidente no existen los mínimos indicios para pensar en negligencia médica, sin embargo se procede a la denuncia. Lo que quiero decir con relación al tema de aprender a decir LO SIENTO es que desde el punto de vista jurídico significaría el reconocimiento de la culpabilidad para abreviar el proceso. Pero en los casos donde el profesional de salud no tiene la responsabilidad, esta expresión correspondería con propiedad sobre quien recaiga la culpa que pueden ser otros factores como los dependientes de la institución de salud y en casos menos frecuentes dependientes del paciente.
Atte. Dr. Lincoln Maylle

Maria Cristina dijo...

que increible indici de muertes por errores medicos, Alejandro yo solo ruego a Dios que te toda la paz pata tu vida, se te quiere amigo y estoy contigo en las buenas y malas

María José dijo...

La arrogancia, la soberbia...el mal entendido orgullo, lo único que genera es daño, dolor, sufrimiento .... este "hombre"..que tanto daño a generado, algún día pagará por su daño.... lo único que te pido desde lo mas profundo de mi corazón y de mi ser, es que mantengas la esperanza, que te cuides, no permitas que este "hombre" te haga mas daño del que ya a hecho.

Un abrazo, de tu Amiga...

María José

MARISEL dijo...

Decir lo siento engrandece al ser humano.
Muchas veces cometemos errores de todo tipo, el saber reconocerlos y disculparnos por ellos desde la sinceridad de nuestra alma nos engrandece....
Besos amigo y una buena semana, hasta tus mares del sur.
Marisel

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Pues me parece una buena iniciativa sobre todo porque al no tapar,se puede aprender de los errores y evitar acusar daño a otros,igualmente los daños deben repararse de algun modo y mientras la justicia no sea justa la verdad poco les importará a muchos equivocarse o no,se que los medicos son humanos y que pueden errar pero en su profesión juzgo que deberían intentar que sea mínimo el número de errores y por los números veo que son muchos,eso me molesta un poco.Alejandro,y como estás tu?espero amigo mío que te encuentres muy bien,un abrazo,que tengas buen día ,por cierto hermosisimo el Indio,tienes un gran talento.

Anónimo dijo...

Nunca se toma demasiado en serio un problema o situacion que no te afecta directamente... ante las NEGLIGENCIAS MEDICAS uno se muestra conmovido, triste o quizas impotente... pero ¿que hacemos al respecto? decimos... "si pudiera ayudarte en algo..." o "No se como ayudarte"...
APOYEMOS escribiendo en este blog...
conozco un hombre sabio que me ha enseñado muchas cosas en la vida... y de la vida...
hoy le digo que estoy con usted... Alejandro Muñoz Escudero...

MNB dijo...

Hola, Alejandro:
Creo que no toda la gente cuando se equivoca y mete la pata a estos niveles, se hace la lesa. Hay muchas personas honestas en este mundo. Tú tuviste muy mala suerte.

Nunca supe cómo te fue con el abogado aquel. Tú sabes de qué te hablo.

Un fuerte abrazo.

Daniela dijo...

Alejandro...si supieran que con un decir lo siento, se ponen un poco en el dolor del paciente y se logra cierta identificación, sería más fácil aceptar el error humano.

El plano de la prepotencia no logra mitigar nada, todo lo contrario, acaba con la poca paz que puede tener el paciente, en esas circustancias.

Ya sabes que estoy contigo, apoyo y comprendo perfectamente tu posición. Recibe mi cariño. Que Dios te bendiga.

Besos para todos.

Ana Ortiz dijo...

No creo q una "error" entre comillas como el q te ocurrió a vos, se pueda enmendar solo con una disculpa, eso sería igual de mucha honra, pero creo q lo q hay q buscar es q nunca más los médicos traten a sus pacientes con liviandad, como un carnicero q corta una milanesa. Hay profesiones donde el cálculo de error es imperdonable.


hermoso el tallado del indio.

Martha Colmenares dijo...

Mis saludos desde Venezuela. En mi blog tiene un reconocimiento por este enlace:
http://www.marthacolmenares.com/2008/09/13/%c2%a1morales-esta-gobernando-de-facto/
Martha Colmenares

Ana Maria Risopatron dijo...

Ese " lo siento" no es tan fácil que surja espontáneamente de un médico que ha cometido una seguidilla de errores y que en definitiva han llevado al paciente a la muerte o a la invalidez, como es tu caso, Alejandro.

Digo que no es fácil, pues es la institución donde trabaja el médico quien debe fomentar la ética y hacer prevalecer la verdad de los hechos.

Sucede, por desgracia, al revés. Pues hay casos que quien lo fustiga a "ocultar" sus errores, negligencias e impericias por temor a verse involucrados en " un caso" que la desprestigie, es la propia directiva.

Es la institución, quien en lugar de aconsejar correctamente al médico de reconocer sus errores y apoyarlo por ética y por el sólo hecho de hacerlo, pase lo que pasare, la que lo pone entre la espada y la pared al decirle:"es un problema tuyo, a cómo dé lugar lo arreglas, siempre y cuando a esta clínica o a esta institución no la involucres", dejando todo el peso moral a un médico que no fue capaz de decir en su momento " lo siento".

Menos lo dirá cuando siente la presión desde "arriba". Entonces, ¿qué hace para quedar bien con los familiares del paciente y a la vez con su institución?

Si dice " lo siento", le van a demostrar bajo amenazas que ése no es el camino.

¿Cuál es entonces?

Obvio que el más repugnante: la falsificación, la adulteración, el ocultamiento de pruebas, las mentiras.

No sólo eso, para quedar " libre de polvo y paja" debe haber un culpable. Como lo que sucedió el caso que hablo: el paciente era un niño o niña ya fallecido(a), por lo tanto, no se le podía ulpar a éste.

¿Quién entonces? Ah, la madre. Descalifiquémosla, amenacémosla aunque de por medio esté el secreto profesional. Amenacémosla, total sabemos qué sucede o supuestamente sucede con otro de sus hijos y de paso la dejamos a ella como una madre negligente, mentirosa, descuidada y aprovechadora.

Inventemos o inventa tú, doctor, que le pediste que trajera a su hijo o hija para intervenirlo quirúrgicamente,( aunque por arte y magia, pues no hubo ningún examen por medio y además el apuro, la exigencia hacia el médico llega a ser tan grande, que se equivoca y escribe una falsa consulta con fecha ANTERIOR A LA ULTIMA CONSULTA).

¿Hacia dónde estoy apuntando?
Muy sencillo, ese " lo siento" debe estar asentado en la dirección de la instituión.En LA ETICA DE CADA UNO de los de la plana mayor.

Nada logra un médico con decirlo pues teme lo que desde arriba harán con él. Sabe que en definitiva será una marioneta de la directiva.

(Aunque por cierto,el comportamiento ético de alguien que tiene moral debe estar por sobre lo que opine u ordene la directiva).

Ese "lo siento", debe estar inserto y grabado en todos los facultativos y altos administradores de una institución. Ya que algunas de éstas, al verse acorraladas, son capaces de los actos más deleznables, amenazantes y denigrantes jamás vistos.Independiente del daño que le hacen a la madre y en este caso también al padre, al lanzarles cobarde e injustamente el dardo de la negligencia, nada más lejano a ellos que hicieron todo, todo, lo imposible por salvar a su hijo(a). En tú caso, hiciste todo lo posible por asegurarte que se trataba de una intervención sencilla y sin riesgos.

Por eso, les aconsejo a todas las madres, a todos los padres y familiares, que guarden siempre las boletas de las consultas, las órdenes médicas, los exámenes. De no existir pruebas no hay nada que hacer pues la institución actúa como un bloque y a cómo dé lugar con tal de salir incólume.

Por lo tanto, el " lo siento" debe estar asentado desde sus cimientos.Dudo que éste surja espontáneamente si quien lo pronuncia no encuentra un apoyo en la directiva de su hospital o clínica.

Alejandro,por desgracia,por lo dicho anteriormente, ese "lo siento" va a ser muy difícil escucharlo aquí en Chile.

¡Cómo te habría cambiado todo a ti y a esos angustiados padres del niño o niña ya muerta, si alguien los hubiera abrazado y les hubiera mirado cara a cara diciéndoles:

"Lo siento, no fue intencional. Me equivoqué".

Anónimo dijo...

http://viviannebereniceabadsufan.blogspot.com/

Cristina Fornés dijo...

Escuchar un "discúlpeme, lo siento", en las labios de quien nos ha herido nos ayuda a sanar. Pero, cuando esas palabras no llegan, decir desde lo profundo de nuestro corazón: "Aunque usted no lo sienta ni se disculpe... yo lo perdono." También nos ayuda a sanar de las heridas recibidas.Oremos para que Dios ponga y mantenga en nosotros esa disposición.
Que el Señor lo bendiga, junto a su familia.

María Angélica dijo...

Y cuesta tan poco ser solidarios hasta en estas circunstancias, acercarse, pedir SINCERAS disculpas, terminar con un abrazo cálido y luego hacer lo correcto.
Alejandro, te quiero mucho y deseo para ti lo mejor junto a tu hermosa familia.
Abrazo y cariños.

MARISEL dijo...

Hola Alejandro, paso a saludarte y a desearte un buen fin de semana hasta tus mares del sur...
Besos y mi cariño

Marisel

M@R dijo...

DAR LA CARA Y ACEPTAR LOS ERRORES COMETIDO ES DE HOMBRE,,,
SOBRE TU OBRA EL INDIO AREUCANO ES HERMOSO,,,
Y LLEGARA EL DIA QUE HABRA JUSTICIA,,,

ABRAZOS,,,

Martha Colmenares dijo...

Pasaba para actualizarme.
Un gran saludo, Martha

fgiucich dijo...

Grandes verdades que suenan utópicas en nuestros oídos sureños. Quizás, deba pasar mucha agua bajo el puente, para que esta sana brisa nos llegue. Que andes bien. Abrazos.

MAR dijo...

PEDIR PERDON Y RECONOCER NUESTRAS EQUIVOCACIONES, NOS HACE MAS GRANDES COMO "SERES HUMANOS"
BESOS PARA TI Y TODO MI CARIÑO.
MAR

Erika Contreras dijo...

Alejandro:
Decir lo siento es para personas grandes. Tu sabes que el Dr Cabello nuna lo hará, así que o le pidamos peras al olmo. Él es un ser bajo que no tiene perdón junto a toda su cohorte de secuaces.
erika

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Querido Alejandro amigo mío,pienso mucho en tí espero que estés siempre un poco mejor en todo,paso a dejarte un saludo y desearte un buen fin de semana!

Hiskka dijo...

Siempre he pensado que las disculpas dependen de la magnitud del error...creo que tu fe y tu fortaleza son el pilar para tu lucha que espero no sea en vano.
un abrazo

BETTINA PERRONI dijo...

Cada vez me convenzo que en este mundo lo que más cuesta es ser humildes.

Pienso que un "Lo siento" nunca reparará un daño pero tal como lo has mencionado, es lo menos que pueden hacer tras cometer un error.

Es triste tener que recurrir a leyes para "obligar" a quienes incurren en ciertos delitos a "pedir perdón"... lo justo desde mi punto de vista es obligarlos a que reparen los daños de la manera en que más conveniente sea para el afectado... y sobre todo, que esas leyes sean inquebrantables para autorizar el ejercicio de una profesión tan delicada como lo es la medicina... ella, no debe ser ejercida por cualquier persona que a la larga le resulte fácil ofrecer una disculpa y que con eso sea suficiente para justificar tanto su falta de ética profesional como habilidad en la misma.

En fin querido Alejandro, yo lo que más desearía sería justicia... justicia pero valga la redundancia "justa".

Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

BUEN FIN DE SEMANA PRIMAVERAL QUE LO DISFRUTES!!!!!!!!!!!!!!!!!!

María José dijo...

Amigo, paso a saludarte y a dejarte mi fuerza y bendiciones...


María José

M@R dijo...

lo siento muy ausente,,,
espero que este bien,,,

DTB,,,

ABRAZOS,,,

Emely dijo...

Alejandro, primero agradecerte tu visita a mi block, estoy a las ordenes por alla... !!! jeje

He estado leyendo tu block, el tuyo es un caso muy doloroso, triste, te cambio la vida como dices y a un giro de 180 ª

Te quiero ofrecer mis respetos, cariños y amistad desde esta patria hermosa, Venezuela....

La justicia perdiò, pero allá arriba hay otra justicia, la Divina...

Mis palabras envueltas en cariño, te pide que busques a Dios, deja las cosas en sus manos, te hará mucho bien, ya veras

Dios existe y su rostro es hermoso

Besitos

Eneky

HONRAR LA VIDA - MERCEDES SOSA